Blog

Cirugía plástica para eliminar cicatrices

La cirugía plástica sirve para eliminar cicatrices.

Existen diferentes tipos de cicatrices, unas producidas por quemaduras, otras por cortes producidas en la piel y luego están las cicatrices de acné. Cada caso dependerá de la gravedad y profundidad de la cicatriz, pero la cirugía plástica y estética no hace milagros y probablemente no desaparezca al ciento por ciento, aunque disminuirá notablemente.

Las cicatrices son la forma natural de curación de nuestro organismo ante heridas, pero en la actualidad, los valores culturales adquiridos le confieren un significado negativo y se consideran “no bellos”. De ahí que sintamos la necesidad estética de eliminarlos.

Las grandes cicatrices necesitan anestesia general y un post operatorio más largo ya que se trata de una operación compleja de reconstrucción. La causa de la cicatriz es importante a la hora de determinar si es posible eliminarla o no. Por ejemplo, las cicatrices producidas por quemaduras u otros agentes que provoquen la destrucción cutánea suelen ser más visibles que los producidos por cortes limpios.

En cambio, las cicatrices del acné se pueden tratar con técnicas propias de la cirugía estética menos invasivas como la dermoabrasión, la microabrasión y el láser. Estas técnicas consisten en quemar y remover las capas superficiales de la piel e ir eliminando sucesivamente por capas las marcas de las cicatrices. Éstos métodos no sirven para cicatrices profundas producidas por cortes o quemaduras.

Además, en la eliminación de las cicatrices juega un papel importante el tipo de piel del paciente. En este sentido hay pieles que cicatrizan muy mal y otras que cicatrizan mejor (en comparación). Por lo tanto, este detalle condicionará el tipo de intervención que se podrá realizar en el paciente y su pronóstico de resultados. Tal vez en algunos casos sea recomendable no intervenir.

Cirugía plástica coreana: secretos del Kpop

Corea del Sur es la capital mundial de la cirugía plástica, en este país se realiza el mayor número de operaciones estéticas por habitante del mundo. Tanto mujeres como hombres, sin importar la edad, se dejan convencer por los estereotipos de belleza y juventud que bombardean constantemente medios de comunicación y marcas de consumo. Cuando un estudiante de secundaria se gradúa, antes de ingresar en la universidad hace una parada por los quirófanos de alguna de las muchas clínicas de cirugía plástica que existen en Gangnam (el barrio acomodado de la ciudad de Seúl y que se hizo famosa por la canción “Gangnam Style” de Psy). Prácticamente todos los ídolos de los adolescentes coreanos se han operado la cara (párpados, nariz, mentón, mandíbula, etc), las celebridades del Kpop no son una excepción, sino más bien una obligación. Las bellezas coreanas que vemos por los videoclips musicales no son bellezas naturales; el 90% se ha realizado alguna operación.

Los propios coreanos y coreanas confiesan la importancia que tienen para ellos la imagen que proyectan hacia los demás. No es suficiente con estar a gusto consigo mismo, sino que hay que gustar a los demás. La opinión de los demás tiene un peso excesivo en esta cultura de profundas raíces confucianas. La falta de confianza, una cultura comunitaria y gregaria, la presión social sobre la apariencia física juegan un papel determinante en el número de operaciones que se realizan año tras año en Corea.

La parte del cuerpo que más se operan las coreanas es la cara. Su obsesión por tener una cara más pequeña roza la locura. Imaginemos el prototipo de cara coreana libre de cirugía, la “base” con la que trabajan estos escultores coreanos es la siguiente: cara redondeada y plana, tabique nasal muy bajo o inexistente, pómulos desarrollados hacia los lados y frente estrecha. Cuando una paciente llega a la consulta y quiere hacerse un “retoque” en la nariz o en la mandíbula, al cirujano no le queda más remedio que aconsejarle más retoques porque al fin y al cabo, este es un trabajo en el que la estética es sumamente importante, y es preciso equilibrar las proporciones para que haya un balance y el resultado sea bello. Así pues, si se decide subir el tabique nasal y se quiere “reducir la cara”, además de recortar la mandíbula se realizan injertos en la frente y en los pómulos para moldear una figura más estilizada. Ah, y que no se nos olvide la blefaroplastia para agrandar los ojos. Esta operación es tan común que los coreanos no la consideran ni siquiera como cirugía plástica. Es algo que se hace porque a la naturaleza se le olvidó en su momento…

Una cosa son retoques y otra una reforma integral donde se tocan columnas estructurales y fundamentos esenciales. En el caso de la cirugía maxilofacial, los riesgos son importantes. En Corea salió en las noticias el intento de suicidio de un joven que se realizó este tipo de operaciones. El motivo del intento de suicidio fue el intenso dolor que sufría tras la operación y que no remitía.

A continuación varios ejemplos del “antes y después” de operaciones en los que se reduce la mandíbula además de otras intervenciones para rehacer el tamaño de la cara.

Qué cirugía plástica es más dolorosa

  1. Alargamiento de piernas. Se corta el hueso que se va a alargar y se sujeta con un dispositivo metálico que se clava con tornillos al hueso dejando un hueco para que el hueso se vaya uniendo. De hecho, cada cierto tiempo se reajusta la separación del hueso para que ésta siga creciendo. El post-operatorio dura 8 dolorosos meses en el que el paciente permanece en cama, tiempo necesario para que el hueso crezca y se solidifique la nueva unión.
  2. La operación más habitual y dolorosa es la liposucción, aunque el dolor sea un síntoma subjetivo, creo que en este caso no vamos a discutirlo. Ahora bien, el dolor después de la operación se puede controlar con medicamentos (analgésicos).
  3. La “cirugía de Cenicienta” o recortar el segundo y tercer dedo de los pies para que no sean más largos que el dedo gordo. Es una operación puramente cosméticas (y discutible) para que los zapatos de punta abierta luzcan mejor. La operación puede provocar dolor crónico o articulaciones que nunca más vuelvan a recuperar su movimiento.
  4. A diferencia de lo que pueda parecer, las operaciones como la rinoplastia, la blefaroplastia o el aumento de pechos son bastante indoloras.

Cuál es la cirugía plástica más riesgosa o peligrosa

Hablar de cirugía plástica ya no conlleva los estigmas sociales de antaño, lo que refleja que cada vez es más habitual que las personas recurran al quirófano para mejorar su aspecto físico. Las ventajas de una buena intervención quirúrgica son obvias, pero a veces nos olvidamos deliberadamente de su lado menos amable, es decir, de los riesgos y peligros que conlleva y de los accidentes que puede sufrir el o la paciente. Si bien, hay operaciones de cirugía plástica más riesgosas o arriesgadas que otras, conviene tenerlas presente. Esta es la lista de las operaciones que más riesgos conllevan:

  1. Ritidectomía o lifting facial. Riesgos: infecciones, hematomas, necrosis, problemas respiratorios, hemorragias, lesiones en los nervios de la cara, parálisis facial transitoria.
  2. Mamoplastia de reducción o reducción de pecho. Riesgos: necrosis areolar (el pezón), infección, hematomas, cicatrices queloides.
  3. Vaginoplastia (rejuvenecimiento de la vagina). Riesgos: daño en los nervios de la zona vaginal que puede provocar problemas sexuales, en un futuro parto puede acarrear fuertes hemorragias o desgarros.
  4. Liposucción. Riesgos: hemorragias, cualquer error puede resultar en un órgano dañado ya que se pincha repetidas veces con una gran cánula, riesgo de extraer un exceso de grasa, provocar ondulaciones o asimetrías en la piel o cambios en la pigmentación.
  5. Abdominoplastia. Riesgos: hemorragias, hematomas, infecciones, asimetría, flacidez y dolor persistente en la zona, necrosis, daños en los nervios o trombosis venosa.
  6. Cirugía postbariátrica (retirar el exceso de piel en pacientes que han perdido mucho peso). Riesgos: necesidad de transfusión sanguínea por la pérdida de gran cantidad de sangre, e infecciones.
  7. Aumento de glúteos. Riesgos: infecciones, deformidades en la zona, aparición de úlceras e incluso parálisis. Por Internet corre un video de una señorita a quien el implante de uno de los glúteos se le movió del sitio y tenía dos nalgas asimétricas.
  8. Mamoplastia de aumento o aumento de mamas. Riesgos: infecciones, hematomas, aparición de seromas (acumulación de fluido), contractura capsular que puede provocar fuertes dolores en los pechos.

 

Cirugía Plástica para manos

Existen dos grandes vertientes en la aplicación de la cirugía plástica para manos, una con fines reconstructivas en caso de amputaciones, quemaduras, etc y otra con fines estéticos como es el caso del rejuvenecimiento de manos.

Con la edad, lo que se arruga no es tan solo la cara, las manos también reflejan los signos del paso del tiempo. Una técnica para rejuvenecer su aspecto es el tratamiento de la lipoestructura o autoinjerto de tejido graso. Es una técnica quirúrgica del año1994 desarrollada por el cirujano plástico Sydney Coleman de Nueva York.

En la lipoestructura, se extrae la grasa del propio paciente mediante unas cánulas especiales (con aspecto de jeringa) y una vez extraído se centrifuga para separar el tejido graso de la sangre. El tratamiento finaliza con la microinfiltración de la grasa para moldear la mano del paciente y proporcionarle un aspecto más joven.

En cambio, la cirugía reconstructiva de la mano da respuesta a problemas causados por accidentes y a patologías propias de la mano. Desde lesiones traumáticas tendinosas u óseas a enfermedades degenerativas como la artrosis, el síndrome del túnel carpiano, la enfermedad de Dupuytren o tumores de la mano.

Para tratar esos problemas, la microcirugía reconstructiva reimplanta miembros amputados (en caso de accidente) para que recuperen la función, o bien recurre a colgajos de piel, injertos de piel, hueso, nervios para que el miembro recupere la forma y función.

¡El padre de la Cirugía Plástica! Este indio fue el primer cirujano plástico en el año 600 a.C.

Su nombre es Maharishi Súsruta, y se le menciona en los textos de leyendas indias Mahabharat allá por el año 600 a.C. Se cree que Súsruta fue el primer cirujano plástico de la historia, ya que dejó descripciones detalladas sobre principios de la cirugía plástica en su famoso compendio Susruta Samhita.

Súsruta, además realizó otro tipo de operaciones como cesáreas y cataratas. Los textos del Susruta Samhita se tradujeron al árabe alrededor del siglo VIII, y mucho más tarde al latín y a otros idiomas.

Otra de las contribuciones de Súsruta fue la anestesia, como el uso apropiado del vino con el incienso de cannabis. Pero su gran contribución a la cirugía plástica fue el procedimiento de la rinoplastia.

http://cirurgiaesteticabarcelona.com/

Mira este video horrorífico sobre la cirugía plástica en Corea del Sur

Corea del Sur es la capital mundial de la cirugía plástica, una de cada cinco mujeres ha pasado por el quirófano. Es una sociedad adicta al “photoshop”, donde la apariencia física es sumamente importante tanto a nivel personal como profesional (las empresas son proclives a contratar a personas de buen ver). España es el quinto país del mundo en operaciones de estética, pero a diferencia de España, en Corea las operaciones más comunes se localizan en la cara (ojos, nariz, mentón, mandíbula, frente) por lo que tiene una incidencia directa en la cuestión identitaria.

Hablar de cirugía plástica se ha convertido en algo cotidiano, incluso las celebridades coreanas manifiestan públicamente en televisión que se han hecho algún que otro retoque. Además, este es un mundo que tampoco está exento de modas e iconos de belleza. Los rostros más populares de la televisión sirven de modelos en las clínicas de cirugía plástica y estética de Corea, al final, los modelos de referencia se reducen a un puñado y los rostros paseantes de las calles se van pareciendo unas a otras cada vez más.

Unos artistas surcoreanos han producido un cortometraje donde reflejan esta sociedad coreana obsesionada por la imagen puramente estética que emitimos. Es una crítica a la falta de valores y una extrema superficialidad que caracteriza a la sociedad moderna coreana.

Ver el video:

http://9gag.com/tv/p/a74ajQ/human-form-korean-body-horror-film-viddsee-com

Los cirujanos plásticos de los famosos

Cuando nos referimos a los famosos y a las celebridades, con frecuencia se nos olvida lo que hacen para ser famosos, y si la “calidad” de su trabajo es buena o no, simplemente nos dejamos llevar por su fama. Lo que quiero decir es que un actor no es mejor intérprete que otro por el simple hecho de ser más famoso. Tom Cruise o Brad Pitt son excelentes actores y de los más famosos del mundo, pero sería injusto decir que ellos son mejores actores que por ejemplo Christoph Waltz o Steve Buscemi. Pues bien, en la cirugía plástica ocurre tres cuartos de lo mismo, es complicado y muy injusto realizar listas tipo “los 10 mejores cirujanos de España”, “los 10 mejores cirujanos plásticos del Mundo”. En realidad, lo que quieren decir estas y otras listas del mismo estilo es quiénes son los cirujanos más famosos o mediáticos (que es diferente de “mejor”), o en otras palabras, quiénes son los cirujanos que operan a los famosos y famosas de España. Así pues, nosotros hemos realizado una lista de los 10 cirujanos más famosos que operan a famosos:

1. Enrique Monereo. Ha operado a María Teresa Fernández de la Vega (su mejor trabajo hasta la fecha), Alaska, Miguel Bosé, Isabel Pantoja.

2. Antonio de la Fuente. Ha operado a miembros de la Casa Real (la Reina Letizia), a miembros de la familia Aguirre y la presentadora Cristina Tárrega.

3. Federico Mayo. Ha operado a Maribel Verdú, Paloma Rocasolano, Ariadna Gil, a los Larrañaga.

4. Juan Peñas. Ha operado a Elsa Pataky, Eugenia Martínez de Irujo, Reina Sofía, Naty Abascal.

5. Angel Juárez. Ha operado a algún miembro de la familia Bardem, al modisto Felipe Varela, a las Koplowitz y Del Pino.

6. Antonio Tapia. Ha operado a Tita Cervera, Lola Herrera, Bibis Salisachs.

7. Ramón Vila-Rovira. Ha operado a Belén Esteban y afinó la nariz de la Infanta Cristina.

8. Iván Mañero. Ha operado a famosos transexuales, a la Miss María José Suárez, Marta Sánchez, Loles León y Bibiana Fernández. Su mejor trabajo es la cantante Nacha Guevara.

9. Javier de Benito. Ha operado a Jordi Pujol, Ben Gazzara.

10. Javier Mato Ansorena. Ha operado a Marta Chávarri.

http://cirurgiaesteticabarcelona.com/

Este chico se gastó $26.000 en cirugía plástica para parecerse a David Beckham

La sociedad del entretenimiento ha intensificado el culto a las celebridades hasta límites insospechados. El último hit es parecerse a su ídolo favorito, y no me refiero a llevar su misma ropa o calzado, peinarse como una estrella del rock o llevar tatuajes. Lo último es parecerse literalmente a tu celebridad preferida, tú eliges a quién te quieres parecer y el cirujano plástico hace realidad tus sueños.

Éste es el caso de Jack Johnson quien se operó la cara para parecerse a David Beckham. Se gastó la friolera de $26.000 dólares y solamente le llegó para hacerse la cara. Para el resto del cuerpo, sospechamos, que tendrá que ahorrar algo más.

No es el único, hay otros casos como el de la mujer que quiso parecerse a la muñeca Barbie.

O el otaku brasileño que se operó la cara para parecerse a un idol kpop o cantante kpop. No es coña.

Antes y Después de la cirugía plástica: Fotos de actrices populares de TV

Se dice que muchas actrices de Hollywood han pasado por la cirugía plástica para tener un look más hot y sexy en las pantallas. El bótox, la liposucción e implantes de silicona se han convertido en algo muy común incluso fuera de las pantallas de TV.

Fijémonos en las siguientes actrices que han pasado por el quirófano para parecerse más bellas. ¿Qué opinas, lo han logrado?

  1. Nicole Kidman

Nicole Kidman ha pasado tantas veces por el quirófano que ha perdido toda la expresión de la cara. A lo mejor sólo es un exceso de bótox, pero el caso es que ya no le llueven las ofertas.

  1. Renee Zellweger

Tal vez sea el ejemplo más viralizado de los últimos años, el antes y después de operarse la cara. Su influencia hizo que todos pensaran que Umma Thurman había pasado por el bisturí del mismo cirujano plástico.

  1. Angelina Jolie

Angelina Jolie es un claro ejemplo que cómo aprovechar las ventajas que te ofrece la cirugía plástica para mejor notablemente el aspecto de la cara.

  1. Michelle Pfeiffer

A pesar de los años, los retoques que se ha hecho le sientan muy naturales y le favorecen.

  1. Hilary Duff

Hilary Duff era una chica guapísima que se dejó influenciar por los cánones de belleza actuales que transmiten los grandes medios de comunicación, facciones más finas y estilizadas. De haber conservado sus rasgos más redondeados e infantiles aguantaría mejor el paso del tiempo.

  1. Donatella Versace

Una aberración. Paso de comentar nada.

  1. Meg Ryan

Pobre chica. Desde que se operó la cara su carrera como actriz no ha vuelto a ser la misma.

  1. Kim Kardashian

Cómo no, la mismísima Kim, la que empezara siendo estilista de Paris Hilton y siguiendo sus mismo pasos hacia el éxito grabó su propia cinta de sexo. Hay que reconocer que ha sabido conjugar muy bien los implantes, el bótox y demás técnicas de la cirugía estética.